Seminarios Intensivos Grupales

de Técnica Alexander 2020

 

 

Sábado 9 de Mayo

Técnica Alexander para Músicos

 

Sábado 11 de Julio 

Gestionar el hábito

 

Sábado 5 de Septiembre

Desarrollo evolutivo del movimiento  

Procedimientos DART

 

Sábado 3 de Octubre

El uso de las manos en el trabajo corporal

de 10 a 13hs en Villa Crespo

Aranceles

Taller 1 $900

Taller 2 $1100

Taller 3 $1100

Taller 4 $1100

 

Los cuatro talleres: $3700

Abonando antes del 1 de Abril: $3300

Cada taller reservando hasta 30 días antes 15 % de descuento

Técnica Alexander para Músicos

En esta sesión especialmente pensada para el uso del instrumento, vamos a darnos un tiempo para experimentar los principios fundamentales de nuestra organización y nuestro uso, que nos permitan reencontrarnos con el instrumento de un modo renovado, un poco por fuera de nuestro patrón habitual, de nuestras expectativas de cómo debería sentirse el agarre, el contacto, el equilibrio, el peso de nuestro cuerpo y del instrumento que sostenemos de algún modo.

Aplicaremos los principios fundamentales de la Técnica Alexander para renovar el vínculo con el instrumento y con la forma de producir sonido, de interactuar con otros sonidos, de escucharnos. Como una oportunidad para deshacer hábitos que pueden estar causándonos dolor o bloqueos innecesarios, y nutrir así una nueva experiencia de la música.

 

 

Gestionar el Hábito

El hábito forma parte de nuestro comportamiento cotidiano. Los reconocemos en gestos, posturas, palabras, la forma de hacer las cosas, las elecciones del alimento, la actividad, los recorridos.

Nos habituamos a modos de hacer, a sabores, a sensaciones. Algunos hábitos son el resultado de una búsqueda, de la resolución de alguna dificultad o inquietud, son aprendidos con la intención de desarrollar una habilidad, de hacer algo eficientemente, o de protegernos de alguna situación dolorosa. Otros son adquiridos por afinidad o gusto, por contagio de otras personas, por costumbre. Todos comienzan satisfaciendo alguna necesidad: de comodidad, de bienestar, de productividad, de protección, de pertenencia, de familiaridad, de descanso, de seguridad. Todas ellas necesidades legítimas.

El problema es cuando por fuerza del hábito el registro de esas necesidades se distorsiona y perdemos actualidad. Continuamos nutriendo los mismos hábitos sin advertir que la situación que lo originó ha cambiado.

Esta es una de las características del hábito: es útil para automatizar un comportamiento que quizás en su inicio es satisfactorio para cumplir con el objetivo deseado, y esa misma automatización es la que hace al hábito una dificultad para el registro de la situación a través del tiempo, como una situación nueva y única cada vez. 

Así es como la situación cambia y nosotrxs continuamos nutriendo el hábito del pasado.

 

Cómo funciona el hábito? de qué se compone un patrón de uso?, cómo registrar en nosotrxs mismxs las capas de tejido, pensamiento, tono, emoción y presencia que colaboran en la reproducción y retroalimentación de un patrón de uso habitual?

En esta clase investigaremos las herramientas que nos ofrece la Técnica Alexander para registrar varias capas de un mismo patrón funcionando de manera simultánea o no, enlazándose con otros patrones, o aparentemente otros. Será un laboratorio de investigación de circuitos internos que nos atraviesan como totalidad, dando coherencia a comportamientos que se auto legitiman a sí mismos a través de nuestros distintos sistemas.

Nunca nadie está libre de sus propios patrones, cómo observar la observación misma que es a su vez parte de un patrón?, cuáles son los espejos disponibles?, cómo incorporarlos a nuestra vida cotidiana?

 

Desarrollo evolutivo del movimiento - Procedimientos DART

Raymond Dart fue un antropólogo y anatomista pionero junto a otros paleoantropólogos 

en buscar los orígenes del hombre en el continente africano a principios del SXX. Luego de iniciar sus clases de Técnica Alexander en sudáfrica comenzó a explorar y a diseñar lo que hoy llamamos Procedimientos Dart con la colaboración y el aporte de varios profesores de esta técnica.

Estos procedimientos fueron definidos por él como un medio de auto observación. A través de una serie de movimientos análogos al proceso evolutivo del organismo humano y en menor medida, a la evolución del movimiento vertebrado, y aplicando los fundamentos de inhibición y dirección de la Técnica Alexander, podemos observar cuándo y cómo aparecen los bloqueos, la falta de tono, o las desconexiones que impiden nuestro uso integrado en la actualidad. Revisitando la etapa evolutiva en la que encontramos la dificultad, reaprendemos a conectar de modo secuencial e integrado todo nuestro sistema, nutriendo así nuestra organización y mejorando nuestro uso.

Estos procedimientos y el reconocimiento de los patrones de desarrollo evolutivo nos aclaran el origen del movimiento espiral, del arco y la curva de la columna y sus funciones para la propulsión, que es lo que nos permitió alejarnos del suelo, desplazarnos y vincularnos con el entorno para nuestra supervivencia como especie.

Reconectar con la motivación primordial del movimiento, sin esfuerzos ni tensiones innecesarios, es lo que nos permite estimular al sistema para funcionar de un modo integrado.

 

 

El uso de las manos en el trabajo corporal

Las manos son un medio de comprensión del mundo, en sus capacidades de sentir y mover objetos participaron del desarrollo de procesos de pensamiento que solo podíamos acceder a través de ellas. Por esta razón les damos inconscientemente un lugar jerárquico en la comprensión de nuestro cuerpo y  tendemos a olvidar que solo pueden sernos útiles en diálogo e integración con nuestra raíz y nuestro apoyo.

Para eso daremos un paso atrás en el proceso evolutivo y les devolvemos la función que alguna vez fué de sostén. A través de juegos y exploraciones recobramos la integración con esos órganos analíticos y productivos que son tan usados como símbolo del trabajo, el progreso, la actividad. 

Reducir la actividad de las manos las reconecta internamente con nuestro centro, nuestra circulación y nuestra respiración, sumando al poder de la acción, el poder de la escucha.

La sensibilidad de las manos y su relación tan directa con nuestro sistema nervioso les otorga una función única en la comunicación entre los cuerpos.

Cómo dejar de interferir con este proceso de comunicación es lo que queremos comprender para potenciar nuestra tarea como educadores o terapeutas del movimiento y el cuerpo-mente.

Exploraremos los principios fundamentales de la Técnica Alexander y herramientas de comprensión de nuestras tendencias y hábitos, aplicados al uso de las manos en comunicación con otros cuerpos, comprenderemos cómo el trabajo con las manos sobre un otrx puede ser también un trabajo sobre nosotrxs mismxs y cómo la posibilidad de encontrar un espacio interno en nuestra propia unidad psicofísica nos habilita para compartirla con un otrx.

  • Instagram
  • Facebook Social Icon

 

+54 911 5374 4672

movimientointegrado@gmail.com

Buenos Aires, Argentina

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now